Ver búsqueda de navegación

Navegación

Buscar

Butano o propano, ¿Cual es mejor?

Butano o propano ¿Cuál es mejor?

Autor: Abraham

Si compras habitualmente bombonas de butano, probablemente te habrás fijado que el repartidor vende también botellas con propano a un coste inferior. Quizás hayas pensado que te puedes ahorrar algún dinero con el cambio de butano a propano. Vamos a ver las diferencias y qué botella es mejor para cada caso.

Butano y propano, dos gases muy parecidos

El butano y el propano comercial son mezclas de hidrocarburos, no son gases puros, y se obtienen del refino del petróleo, por eso se denominan GLP (Gases Licuados del Petróleo). Se comprimen hasta que se vuelven líquidos y se venden al peso, ya que ambos gases tienen prácticamente el mismo poder calorífico por kilo. El propano en forma gaseosa es algo menos denso que el butano, y ambos son más densos que el aire por lo que caen al suelo. No huelen ni son tóxicos, aunque se les añade una sustancia (mercaptano) para que dé el característico olor a butano por seguridad.

Las dos principales distribuidoras de GLP en España, Repsol y Cepsa, venden butano y propano comercial. Repsol vende ambos gases en la misma botella, pero las de propano llevan dibujada una raya negra en el medio. Cepsa vende el butano en envases ligeros de acero, pero el propano lo vende en envases pesados de hierro de color gris. Todas las botellas llevan la misma válvula de seguridad, de modo que se puede utilizar la misma alcachofa -el regulador acoplado al envase, mal llamado manorreductor-. Un aparato de gas puede utilizar butano y propano indistintamente, sin necesidad de modificarlo. La única modificación es que mientras que el butano se debe regular a 28-30 mbar, el propano se regula a 37 mbar para que la llama sea similar. Pero tampoco pasa nada si conectamos la bombona de propano con el regulador de butano, sólo que la llama sale un poco más débil.

Precios regulados
El precio del kilogramo de GLP está fijado por el gobierno. Actualmente (desde el 14 de mayo de 2013) vale 1,40 € el kilo, IVA e impuestos especiales incluídos. Como el poder calorífico del butano y del propano son tan parecidos, el coste del kWh de calor producido por ambos gases es el mismo. Así, la botella de butano, que tiene 12,5 kg de gas, cuesta 17,50 €, y la de propano, que trae 11 kg, cuesta 15,40 €.

Ventajas del butano
La principal ventaja es que al poder cargar más kilos en cada botella, su autonomía es mayor. Además, la mayoría de las instalaciones viene preparada para trabajar a 30 mbar, por lo que los aparatos dan más potencia sin hacer modificaciones.
El butano, gracias a que tiene una presión de gasificación baja, permite usar envases más ligeros, como son las botellas de acero de Cepsa o el envase Comet de Repsol.

Ventajas del propano
El propano se utiliza sobre todo por su capacidad de gasificar a baja temperatura y en condiciones de mucho consumo. Algunos aparatos de mucha potencia requieren una presión mínima para trabajar, que el butano no es capaz de proporcionar cuando la botella está medio vacía.

¿Cuál me conviene?
La opción por defecto es usar butano, porque tiene más autonomía y la instalación suele ser más económica.

El propano se usa cuando:

  • Las botellas no se llegan a vaciar del todo, bien por frío, bien porque el aparato de consumo es muy grande. En casos extremos, como temperaturas bajo cero, directamente no sale gas.
  • La presión de gas cae al poco de encender los aparatos, señal de que se consume más rápido de lo que la botella es capaz de gasificar.

Es conveniente decir que para no perder potencia al pasar de butano a propano, hay que modificar la presión de trabajo a 37 mbar o a la que indique el aparato (algunos trabajan a 50 mbar o a 112 mbar).